Algunos consejos para cuidar la salud de los niños

La salud es el bien más preciado de un ser humano. La misma es un estado de bienestar que puede ser visto desde una perspectiva subjetiva por cada ser humano, u objetiva a partir de la constatación de la ausencia de enfermedades y/o factores dañinos en la persona. El término salud es antónimo de enfermedad, y es objeto de atención de la medicina.

La salud depende de muchos factores, entre ellos, genético, ambiental y psicosocial. Se pueden tomar determinadas medidas para evitar enfermarse, sobre todo en el caso de los niños, los cuales son más vulnerables física y mentalmente también.

La práctica de ejercicio físico y una alimentación sana son fundamentales para los pequeños. La práctica sistemática de ejercicio trae, entre otros, los siguientes beneficios:

-Mejora el tono muscular y la resistencia física

-Incrementa la vitalidad

-Ayuda a combatir la ansiedad

-Contribuye a conciliar el sueño;

-Propicia la socialización

-Facilita la relajación

-Fortalece los pulmones y la circulación de oxígeno en la sangre

También una alimentación balanceada es importante. Proteínas, vitaminas, grasas, azúcares, minerales y demás sustancias deben ser incorporadas en la alimentación de los pequeños, no obstante, unas deben ser más consumidas que otras. Para una nutrición saludable se recomienda consumir pocas grasas, muchas frutas y verduras, productos de origen animal de manera regular y los cereales de manera habitual.

 

La higiene es muy importante también para la salud. El baño diario, el cepillado de los dientes, la limpieza de los lugares que habitan los niños, el lavado correcto de los alimentos que se ingieren crudos y la cocción de aquellos que así lo requieren, son algunas de las medidas que hay que tener en cuenta.

Además de todas las medidas que se tomen, siempre es bueno que los padres lleven con periodicidad a los niños al pediatra, a fin de asegurarse de que los pequeños no portan ninguna enfermedad y también para –mediante exámenes y exploraciones de rutina- detectar o evitar cualquier anomalía.

Un detalle muy importante para la salud de los niños es el entorno familiar. Los adultos que viven con los pequeños han de velar porque este se desarrolle en un ambiente sano, comprensivo, lleno de amor y respeto. Si el niño o niña crece en un hogar con violencia tanto verbal como física, con vicios y malos hábitos, su salud más temprano que tarde se verá afectada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *