Enseñando la importancia de la salud a los niños

 


No podemos olvidar que los más pequeños de casa son el blanco perfecto para ser criticados y maltratados en ocasiones, por algunos padres, que pierden los estribos cuando el pequeño hace algo fuera de lo que regulatoriamente quedó establecido como mal, sin olvidar que los mayores somos los máximos responsables de su educación y comportamiento.

La higiene bucal, por citar algún ejemplo, es un tema bastante frecuente en los hogares, pero no debemos perder la paciencia, enseñar la importancia de la salud a los niños es tarea que nos compete a todas y todos.

Es muy significativa la higiene de los dientes desde que somos bien pequeñitos, hay que esclarecer que hasta los seis años aproximadamente, el cepillado debe ser siempre supervisado por los mayores de casa ya que sus manos no pueden garantizar un correcto cepillado que elimine los microbios.

Hay que enseñarles además que bostezar, toser o estornudar en sitios públicos debe hacerse llevando un pañuelo a la boca, porque es indicio de buena educación y prevención higiénica, así como hacerles perder el miedo a las clínicas estomatológicas y por ende a los profesionales que allí desempeñan, si al final nos garantizan buena calidad de vida, no es para que los vean como los villanos de sus vidas.

Hay que explicarle al menor que normalmente deben de cepillarse entre dos y tres veces diarias sin embargo; los especialistas aseguran que un exceso en la forma del cepillado y su frecuencia, puede incidir directamente en un desgaste del esmalte de los dientes.

Los estomatólogos en sus consultas, exhortan a los pacientes a cepillarse los dientes por un tiempo de tres a cinco minutos. Es vital que se lleve una vida sana y limpia para poder evitar diversas enfermedades, es el primer punto del que debemos hablarles, esto garantizará que de mayores tengan una buena imagen personal.

Enseñar a sobrellevar los temas de salud a los niños y niñas, es una tarea ardua, pero necesaria, somos los mayores sus guías, para que no tomen decisiones totalmente erradas amén de que a medida crezcan deben tener sus propias experiencias, se recomienda influir en los pequeños para que tengan buenas prácticas en cuanto a su salud, e higiene externa e interna. Sin dudas es reta que de una forma u otra a todos y todas nos llega de cerquita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *