La salud de los niños: vital cuidado

Todo ser humano ha de estar consciente sobre el hecho de que siempre que cuente con salud, contará con un tesoro. La salud es un estado de bienestar que puede ser visto desde un punto de vista subjetivo por cada persona, o desde un punto de vista objetivo mediante la constatación de la ausencia de enfermedades físicas y mentales en la persona. La salud depende de muchos elementos, entre ellos, los genéticos, los ambientales y los psicosociales.

En el caso de los niños, los cuidados para que no se enfermen deben ser mayores, pues el organismo de estos es más débil y, por tanto, más vulnerable a las enfermedades, virus y demás perjuicios.

Son muchos los cuidados que se deben tener con los pequeños. Por ejemplo, ha de estimular en ellos la práctica sistemática de ejercicios físicos. Esta actividad, unida a una alimentación sana y balanceada son primordiales para el crecimiento y desarrollo saludable de los pequeños.

Innumerables son los beneficios de hacer ejercicios. Entre ellos está el fortalecimiento de los huesos y músculos, el incremento de la resistencia física, el aumento de la vitalidad, la disminución de la ansiedad y el estrés, mayor conciliación del sueño, el estímulo que provoca la socialización, la relajación física y mental, el fortalecimiento de los pulmones y demás órganos vitales.

A los niños les gustan mucho los dulces, y no se trata de que se les prohíba comerlos. Pero sí ha de hacerse con mesura, pues el azúcar en exceso trae enfermedades cardiovasculares, puede provocar sobrepeso u obesidad y demás enfermedades, entre ellas, la peligrosa diabetes.

 

Por ello se ha de propiciar en los pequeños la ingestión de alimentos sanos. Se deben ingerir proteínas, vitaminas, grasas, azúcares, minerales, pues todas las sustancias son importantes para el desarrollo. Sin embargo, unas deben consumirse en mayor cantidad y con más frecuencia que otras. Tal es el caso de las frutas y verduras, las cuales no contienen grasas ni ninguna sustancia dañina, al contrario, son fuentes de vitaminas y minerales.

La higiene es también importante también para la salud de los niños. El baño diario, el cepillado de los dientes, la limpieza de las habitaciones de los niños, el lavado y cocción correctos de los alimentos y la educación desde tempranas edades sobre la importancia de la higiene son algunos de los pasos que los padres y educadores deben poner en práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *