Lectura para pacientes con Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Si bien es cierto que los pacientes que presentan los síntomas del Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) son, como el nombre de la enfermedad lo indica claramente, inquietos, lo cierto es que estudios de conducta en estos grupos de afectados ha demostrado que los niños y niñas con TDAH pueden leer por periodos cortos, que van en aumento si la terapia alternativa evoluciona bien. Dicho de otra manera, nos padres deben incentivar en sus hijos el amor por la lectura, aun cuando estos pequeños padezcan el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Si bien es cierto que es una enfermedad compleja para la vida diaria, está demostrado que sus síntomas pueden disminuir en la niñez y adolescencia, y puede incluso a desaparecer en la adultez. Se trata de una enfermedad curable, o al menos con tratamientos diversos y muy efectivos. Todo cuidador o familiar deben estar preparados, porque es una experiencia dura, pero se sale airoso si se empeñan a fondo en la tarea de mejorar la vida de la o el paciente con Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

 

Hoy quería comentarles en mi blog específicamente sobre un texto que leí a mi hijo hace algunos días y me parece ideal para que practiquen con sus pacientes o prole en casita. Les hablo específicamente de Los viajes de Gulliver, ese libro que muchos de nosotros tuvo en sus manos alguna ve porque en la escuela se lo dieron o porque sus padres se lo obsequiaron en Navidad. A mí personalmente me lo regaló mi padre en mi cumpleaños número 10 y aun lo atesoro como algo muy preciado. De hecho, cuando me deshice de mis libros de la infancia para donarlos a la iglesia de la ciudad, no pude sino guardar ese regalo tan bonito. No sé por qué, creo que al final quería vivir la experiencia de leérselo a mi hijo cuando yo fuera papá. Ahora lo soy y me alegro de haber conservado el texto de Jonathan Swift.

Increíble que la novela infantil haya sido publicada en 1726 y aun sea popular en las librerías dedicadas a los niños y las niñas. En diversos talleres en los que he participado con padres y niños con Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) siempre recomiendo que lean en familia, porque es una experiencia muy bonita e instructiva. Los niños y las niñas necesitan saber y estar preparados para el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *