Vivir con TDAH

En el post de hoy comentaremos sobre los modos de convivencia que pueden probar las personas que viven alrededor de personas diagnosticadas con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Este síndrome conductual es muy común en niños(as) y adolescentes. Según las estadísticas actuales, es visible en un 10 % de la población entre 0 y 15 años. Aunque es visible en ambos sexos, es más usual diagnosticarlo en varones que en hembras.

La vida cotidiana de los familiares y profesores de los pacientes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es compleja, porque estos pacientes suelen tener características muy específicas y difíciles de asimilar con naturalidad. Es por ello que los psiquiatras recomiendan asistir a consultas desde los primeros síntomas visibles, para tomar medidas paliativas contra estas situaciones desagradables.

Las características principales del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) están definidos en los libros de psiquiatría como dificultad para mantener la concentración por un tiempo medio o prolongado, llamado también déficit de atención. Esto es muy notable en ambientes que requieran una atención mayor, como puede ser la escuela, done la concentración en el estudio puede ser un problema serio para las niñas y los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Igualmente, los psiquiatras infantiles alegan que la hiperactividad-impulsividad es otro rasgo muy común en este grupo de pacientes. Ambos síntomas, falta de atención e hiperactividad, pueden mostrarse de manera conjunta en el paciente, aunque no necesariamente ni con la misma intensidad. Cada caso de niño o niña con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) debe tener un diagnostico personalizado, para saber exactamente qué tratamiento aplicarle.

Es importante tratar a tiempo y correctamente el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en la etapa de la niñez y la adolescencia, porque los síntomas de esta enfermedad no desaparecen por sí mismos, y sin ayuda pueden empeorar paulatinamente. De hecho, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) provoca en los pacientes un alto índice de comorbilidad, que no es más que la presencia de uno o más trastornos, además de la enfermedad o trastorno primario, que en este caso sería el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Se ha comprobado a través de estudios con pacientes adultos aquejados con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) que estos presentan en su etapa madura otras enfermedades que son inducidas por el TDAH. Algunas de ellas son la adicción a sustancias tóxicas como la cocaína y la marihuana, así como el alcohol.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una enfermedad tratable, que puede disminuir sus síntomas visiblemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *